40 Años Dando en el Blanco

Con baile y cante flamenco, música de violines, canto lírico y danza. De este modo celebramos el 40 aniversario de Castillo de San Diego, el “vino del mar”. La ocasión merecía “un océano de espectáculos” en nuestras instalaciones para el disfrute de un nutrido grupo de invitados que tuvieron la oportunidad de efectuar un singular recorrido nocturno por la bodega del Barrio Alto que mira a la majestuosa fortaleza de la ciudad de la manzanilla: el Castillo de Santiago.

El “vino emblema” de nuestra empresa protagonizó una fiesta en la que el director general de Barbadillo, Víctor Vélez, hizo lo propio como anfitrión en la bodega La Arboledilla, con recepción en el Museo de la Manzanilla. El alcalde, Víctor Mora, y el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en Cádiz, José Manuel Miranda, fueron de los primeros en realizar el espectacular itinerario decorado como “fondo del mar”. Luego lo harían rostros conocidos como Carmen Lomana, José María Íñigo, Pepe da Rosa, Concha Galán, María José Suárez y Caco Senante, que compuso una canción para la ocasión.

Esta fiesta sin precedentes clausuró un programa de actividades conmemorativas de las cuatro décadas de Castillo de San Diego que arrancó el pasado martes en el hotel Alfonso XIII de Sevilla y continuó al día siguiente con una travesía por el río Guadalquivir desde la capital hispalense hasta Sanlúcar. “Es un vino tan emblemático que con sólo decir Barbadillo su imagen aparece de inmediato”, comentó Vélez.

Por su parte, el alcalde aprovechó la celebración del aniversario del apreciado vino blanco para felicitar a Bodegas Barbadillo por “seguir en lo más alto de las empresas vinateras de Andalucía y ser uno de los emblemas de la ciudad”. Mora le animó a “continuar en esa línea emprendedora con la que ha conseguido llevar el nombre de Sanlúcar por todos los rincones del mundo”.

El evento sirvió para recordar la figura de Antonio Pedro Barbadillo, conocido como Toto, que fue el “impulsor” de este vino. Este “hombre emprendedor con carisma” se convirtió en una personalidad “clave en la difusión de la cultura de los vinos de Jerez y la Manzanilla”. Castillo de San Diego “es fruto de la pasión y el legado de una familia con seis generaciones de historia y una bodega casi bicentenaria -de 1821- incluida en el ranking de las cien mejores del mundo”, al criterio de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores.

La primera edición del vino blanco cumpleañero, que fue lanzada al mercado en 1975, “sorprendió a los consumidores y los críticos”. “Su sabor, especial y renocible por millones de consumidores en todo el mundo, han convertido a Castillo de San Diego en un vino admirado, imitado y líder en ventas”.